03 mayo 2010

Laura no está


Laura se fue.

El 25 de abril se fue de excursión a la montaña, su querida montaña, y ya no volvió. Después de tantos viajes y aventuras lejanas se tuvo que ir en nuestras tierras, en el Cadí. Un alud la arroyó, y ya no pudo despertar.

Laura, la chica alegre que nunca decía que no a una nueva aventura. Fiestas, excursiones, viajes... no parar nunca y disfrutar de la vida, hasta el final. Y sobre todo, dar el máximo en todo lo que hacía: estudios, trabajo, fiestas, en la montaña, con los amigos.

Nunca estamos preparados para estas noticias. Tú vives tu vida, tranquilamente, como si fuese a durar eternamente, pero de repente, te enteras de que una compañera de la facultad ha muerto. Sí, ha muerto, con todas las letras y con todo lo que implica, y con todo lo que deja de implicar. Aunque he de reconocer que no teníamos contacto últimamente, pero ya no queda la posibilidad de llamarla, de quedar, de encontrarnos por la calle, de preguntar a alguien cómo le va a Laura, y eso te deja un vacío, y al pensar en ella notas un pinchacito en el corazón.

Laura, sempre recordarem el teu somriure i les teves ganes de viure.