25 abril 2007

Ginecología y Obstetricia

Este nombre tan rimbombante es el de la especialidad que he escogido después de muchas dudas y nervios.
Hay momentos en que una piensa que sería mejor no poder decidir, sería mejor que sólo quedase una especialidad para elegir, así seguro que no te equivocas, sólo coges lo que hay. Pero no es justo decir eso, porque yo he tenido mucha suerte (sí, además de mucho esfuerzo he tenido suerte) y he podido escoger lo que quería hacer, aunque todavía no estoy segura de si me va a gustar del todo, si va a ser demasiado dura, si voy a echar de menos operar un poco más, si olvidaré el resto de la medicina que aprendí, si me hartaré de estar rodeada de tantas mujeres...
Al menos el hospital no lo tuve que elegir, era la última plaza de Gine que quedaba en la provincia de Barcelona (lo dicho, tuve suerte). El Hospital del Consorci de Terrassa era una de las dos opciones que no sabía si descartar y coger cirugía. Sabía seguro que cogería antes cirugía general que gine en Granollers, pero la del Consorci no lo tuve claro hasta la última media hora, entonces fue cuando empecé a sufrir de verdad por si me la cogían justo delante mío.
Al salir del Ministerio vi claramente que lo que quería era Gine, me respaldaba en la Cirugía por si no salían bien las cosas y no tenía otra opción.
Espero no haberme equivocado.