08 agosto 2011

Camino a Senegal

Después de 4 años, vuelvo a las andadas, y vuelvo al dispensario de Louly Benteigné. Esta vez son 4 semanas, unos pocos días más que la última vez, seguramente se hará largo.
Pero voy con muchas ganas e ilusión. Ilusión por ver a la gente de allá, a los niños que ya habrán crecido. Ver la maternidad ya construida, y la escuela secundaria que están construyendo. También con ganas de poner en marcha el ecógrafo, el autoclave, enseñar a usar los microscopios... También de pasar visita de medicina general: malaria, mucha malaria, diarreas, infecciones, dolores, hipertensión... Y de ver partos, pero PARTOS NATURALES  de verdad, sin oxitocina, sin peridural, y sin instrumentados... ay, cuánto voy a sufrir.
Este año tenemos un gran cambio en el poblado: hay ELECTRICIDAD, a veces. Y creo que también tendré cobertura de móbil. El mundo avanza que es una barbaridad.
Ya estoy cerrando las maletas, como siempre están a rebentar, llenas de comida seca y de medicamentos.
Intentaré conectarme de vez en cuando y escribir en este blog, aunque no prometo mucha continuidad. La otra vez no pude subir fotos porque la red no es muy buena, a ver si este año hay más suerte.
Para los que  no me pudisteis seguir en la aventura anterior a senegal, aquí os podéis poner al dia.
Hasta pronto.